Es extraño…


Es extraño…Siento que no puedo apartar la vista de ella. Quizás sea su piel que casi refleja las estrellas que nos abrigan esta noche. Me armo de valor; estamos solos en la playa, la tenue luz de las farolas lejanas la revela aún más misteriosa. Me acerco con pasos lentos. Su cabello blanco cae con un ritmo pausado, asíncrono, lluvioso. Su aliento me rodea mientras me recuesto a su lado, tal vez demasiado cerca: ella se da cuenta de mi proximidad y se dirige hacia mí sinuosa, intenta rodearme, pero cuando siento su húmedo roce entonces vuelve a alejarse. Y pienso: ya volverás, bella ola.

Anuncios