Corazón verde


Madre, hoy estoy cansado, cansado de ser raíz, tubérculo de corazón almidonado que sólo sabe crecer hacia abajo, que sólo sabe ser noche. Cansado de oscuridad, tan ahogado de tierra y desdeñado de rocío. Hoy quiero dormirme siendo hoja, pámpano que arrulla tu aliento y que sólo sabe nacer hacia tu pecho para respirar, para respirar y honrarte. Así mañana en tu amanecer podré treparte y colmar tu cuerpo de verduras y frutas, con letras de clorofila, con mi memoria de menta acariciando tu recuerdo de nube.

 

 

Anuncios