Palabra escrita (II)


Esta noche, noche de nombres, escribo el tuyo de forma infinita, con tantas letras como soporta mi mente, infinitos metros cuadrados de nombre surcan las palabras que escribo. Tu hermoso nombre lo estiro, lo alargo, lo prolongo, lo ensancho, lo dilato; con él creo mapas para guiarme en tu búsqueda, campos donde vuelvo a plantar esa enredadera de recuerdos que es tu nombre. Levanto muros de versos, torres endecasílabas o almenas en soneto con balcones que gasto para anticiparme a tus ataques. Pero ahora todo se termina, todo se desgarra y entra la noche por las grietas enredadas de mentiras, me asaltas, me embistes, me lanzas negativas, me defiendo, contraatacas, me protejo, me hieres, no basta, sangro, me pisas, aún sigues, sangro: y mi caída será como tu nombre —breve o infinita, yo decido.

No sé si te conozco, si siempre has estado conmigo o te confundo con alguien, tal vez seas la aparición de mis sueños: son tan borrosos. Quizás hemos compartido algo, no recuerdo, pudieron ser palabras, vanas palabras; nubes, delgadas como tu nombre; o pudieron ser besos, sueños inconclusos que me acercaban tu rostro. Persigo algo, alguien, interrogante cuerpo sobre el que me arrojo para besar el rastro de pisadas que va dejando como estela, me arrastro mientras se desgasta mi orgullo; cuelgan suspiros de mis labios, cuelgan como delgadas lianas por las que se deslizan letras pesadas como cometas que tallarán tu nombre.

Me clavaste tu nombre en el pecho y me dejaste muriendo mientras eclipsabas tu mirada con esos párpados que tanto odio, y el arma homicida se impregnó de mi pastosa sangre. Late con este rojo motor hasta que te sacies de mi vida y que cada impulso solo nazca para acercarte más a mí, habla con cada suspiro huido de mi pecho porque ya quedan pocos y al final dejaré de oír tu voz porque desaparecerán tus futuras palabras. Arráncame tu nombre para que muera, o deja que sea parte de mi cuerpo y permíteme abrazarte, besarte, mirarte, levanta la cortina de tus ojos y ciégame con tu mirada olvidada.

Anuncios