Hadas


Fue una boda estupenda. El enlace entre Wendy y Peter Pan fue un acontecimiento sin precedentes. Peter Pan renunció a su eterna juventud por amor, pero no fue lo único que sacrificó. En la celebración el hada reprochó a Campanilla para que no continuara con aquellos gritos; cada vez  que repites eso muere una de nosotras, le recordó con gran enfado. Pero Campanilla la miró con lágrimas en los ojos para contestar lo inevitable: estaré diciéndolo hasta que me toque. Su compañera huyó volando horrorizada, pero Campanilla ahogó el sollozo entre las manos para continuar gritando: las hadas no existen, las hadas no existen.

 

Anuncios