Otros muebles


No me dejes abandonado en esta casa, yerma y fría después de una nueva mudanza. El moribundo atardecer me deja aquí dentro tumbado, como mueble sostenido por maderas y bisagras. ¿Acaso ya no te viste mi inspiración, mis versos ya no te sirven como bufanda? Ya solo me buscas para abrir los cajones de mi voluntad y escupir dentro el hueso de la esperanza. Si es así me quedaré a contemplar cómo tu orgullo se convierte en el cementerio de mis devociones.

Anuncios