Retales


Ellos pensaban que su amor era eterno, que lo monótono y las disputas nunca los vencerían. Pero un día todo estalló, el amor se quebró en miles de trozos. Ella se marchó lejos sin querer contacto con nadie más. Él quedó de rodillas, al principio perplejo por la explosión, pero luego decidido fue arrastrándose por el suelo para recoger todos los fragmentos, uno a uno. Después de meses consiguió repararlo, pero lo recompuso en diferente orden y por ello fue otra mujer la que llamó a la puerta de su corazón.

 

 

 

Anuncios