Octubre


Llega Octubre y llueve, llueve dentro, ahí es donde llueve. Se humedece mi corazón y celebra cada una de las gotas que invaden su turba, inspiración por la que crecen sauces poéticos, odas trepadoras, y margaritas de versos que  desmigajo en busca de tu sí. Pero hoy también yo me siento lluvia, porque me evaporé tan alto sólo para estrellarme contra el suelo, me siento lluvia, porque ahora me diluyo entre estas piedras, esas que lanzaste con el cielo nublado como tu mirada. Y estas lágrimas celestes me golpean y transforman en barro mi corazón, aunque me esperanza saber que al regreso de tu sol volveré a ser inspiración y tierra.

 

Anuncios