Romance lunático (VI)


Alimentándome de corazones,
así he sobrevivido:
el corazón de las cosas, amistades,
incluso el del olvido.
Viajando con el pecho insaciable,
así, sin equipaje, sin casa,
la mente malgastada y mordida,
sin nervios y sin alma.
Pero ahora te he descubierto
en la piel del agua:
reflejada te contemplo
sonriendo a través de la nada
que malvive en el difuso
espacio sobre mi espalda,
acércate y cobíjate en este abrazo
que desenrede mi alma
soltando un exceso de corazones:
con el tuyo me basta.

corazc3b3n

 

Anuncios