Bloguesía (VII)


Mi oscuridad.

Hay una senda por la que voy y vengo.

una senda oscura sin estrellas ni luceros,

por la que camino pesado igual que un ciego

palpando la tiniebla densa como tu cuerpo,

sintiendo monstruos creados por mis miedos,

siendo quimeras tan auténticos los veo

queriendo robar este amor y su deseo,

me entumecen la garganta y los dedos

para no decir esto que me duele y siento,

me persiguen pero callo y tiemblo,

y tú desciendes, anunciada por tu beso,

en este pozo húmedo de lodo negro

a salvarme amarrado en tu cabello,

a iluminarme de miradas y de cielos.

Me salvaste pero ahí siempre vuelvo,

esta es la senda por la que voy y vengo.

pidiendo ayuda mano tendida hacia la luz

 

Anuncios