Bloguesía (XV)


Melancohólico.

 

Anoche bebí demasiado de tu cuerpo,

el error fue pasar por alto tu dulzura,

y te consumí con necesidad, con punzante ansia,

tu boca de fruta vertiendo en mis labios tu alma

y tu vida quemante atravesando ágil mi garganta.

 

Y desperté ebrio de tu ausencia,

en mi doloroso cuerpo aún braman

tus caricias embriagadoras,

y mi lengua aún degusta

la espuma de tu voz almizclada.

 

Tus huellas aún perduran

en mi extenuado pecho

y la absenta de tu piel dejó

 un espejismo de tu hechura

arraigado entre mis dedos.

Dónde te marchaste amor,

 me pregunto.

 

Y, en mi delirio, yo mismo me respondo

al tiempo que te aguardo melancohólico.

8823140-vino-de-corazon-de-verter-en-vaso-de-vidrio-aislado-en-blanco_jpg_640_640

Anuncios