Cobre

Ya he vuelto amor, atraído por tu halito celeste; pero no vengo para acariciar el impávido oro, ni vengo a hechizarme con su deslumbre frígido. Estoy aquí, al vaivén de tu roce, para… Sigue leyendo