Romance lunático (VIII)

Esta noche que me ocupa sólo tiene el fin de disfrazarnos, de ocultar nuestros cuerpos: no quiero que nadie perciba nuestras miradas, nuestros roces, ni el calor avivado. Suerte tiene este hatajo de… Sigue leyendo