Fueron tus palabras

Fueron al principio tus palabras, labradas con el arado de la desolación, las primeras sangres que conocí provenientes de tu corazón doliente. Ellas fueron el atractivo imán de mis hierros oxidados, acercándome junto… Sigue leyendo