Harina y sudor

Cuando tu aroma me dijo que eras de trigo sólo pensé en ser tu panadero y cada vez que mis manos desean amasarte empezarían siempre por tus pechos despojándolos primero de su corteza… Sigue leyendo