La voz… en mis dedos

Amor, demuestra tu indulgencia hacia mis palabras pues ellas no son culpables, bastante tienen con sufrir mi torpeza. Con el asfalto de mis exaltaciones construí todas las carreteras para que viajaran por el… Sigue leyendo