Golpes.

Un profundo olor a antiséptico hizo que pusiera más ahínco en abrir los ojos, que gastara más energía en mis narcotizados párpados. Pero antes que la luz de una habitación blancuzca, y de… Sigue leyendo