Mis tumbas

Habito un campo de miseria, repleto de lánguidos defectos que oculto a tus ojos. Déjame un instante más en este infierno para no emponzoñarte, debo seguir buscando el perdón de alguien que yace… Sigue leyendo