Hermosa mía, ya sé qué eres. Mi contemplación que persiste, mi luna y sus mareas, mis diques, mis risas y sus lágrimas, mis noches, mis bosques y sus aromas, mis riquezas, mi opio… Sigue leyendo