Su envidia


Igual que a esta ávida primavera tan próxima, así te siento hoy. Estás a mi vera y me llega tu aroma en este agotado suspiro, que quiere jugar enredado en tu cabello de cereal ardiente, y de esta manera logras ocultarme tu mirada de cielo con pájaros. Pero sucede, amor mío, que con este amanecer se sonroja la celosa primavera al saber que te conocí a ti antes.

 

Anuncios